Calabacín al horno

El calabacín al horno es una receta deliciosa y sencilla que se puede disfrutar como guarnición o aperitivo. Para prepararlo, necesitarás calabacín fresco cortado en palitos y aliñado con aceite de oliva, hierbas aromáticas, pimienta y sal. Hornea durante 25 minutos a 180ºC hasta que esté tierno. Además, puedes probar otras formas de preparar el calabacín al horno, como relleno o rebozado crujiente. También hay variantes de la receta y opciones de condimentos adicionales. Aprovecha para disfrutar de otras recetas con calabacín, como la crema o los calabacines rellenos.

Ingredientes

Calabacín

El calabacín es la estrella de esta receta de calabacín al horno. Es importante elegir un calabacín grande y fresco para obtener los mejores resultados. El calabacín se cortará en palitos y luego se marinará en una deliciosa mezcla de aliño.

Queso rallado

El queso rallado es un ingrediente fundamental para darle un toque de sabor y textura al calabacín al horno. Puedes optar por utilizar queso rallado de tipo Cheddar, mozzarella o cualquier otro queso que prefieras. El queso derretido se combinará perfectamente con el calabacín cocido.

Ajo en polvo

El ajo en polvo es un condimento muy aromático que aportará un sabor delicioso al calabacín al horno. Puedes utilizar ajo en polvo para sazonar los palitos de calabacín antes de hornearlos.

Aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra será la base del aliño en el que se marinarán los palitos de calabacín antes de hornearlos. El aceite de oliva le dará un sabor suave y un toque de exquisitez al calabacín al horno.

Pimienta negra molida

La pimienta negra molida es un condimento versátil que proporcionará un toque de picante al calabacín al horno. Su sabor intenso combinará muy bien con los demás ingredientes y realzará el sabor del calabacín.

Sal

La sal es un condimento imprescindible para realzar el sabor de cualquier plato, incluido el calabacín al horno. Añade sal al gusto para equilibrar los sabores y resaltar el sabor natural del calabacín.

Preparación del calabacín al horno

En esta sección, te explicaremos paso a paso cómo preparar el calabacín al horno, desde el corte y aliño hasta el horneado final. Sigue estos sencillos pasos y disfruta de esta deliciosa receta.

Corte y aliño del calabacín

Comienza por lavar y cortar los extremos del calabacín grande y fresco. Luego, córtalo por la mitad y cada mitad nuevamente en dos, obteniendo palitos de calabacín.

Prepara un aliño con aceite de oliva virgen extra, ajos cortados a la mitad, hierbas aromáticas como orégano, tomillo y romero, pimienta negra molida y sal al gusto. Asegúrate de impregnar bien los palitos de calabacín con este aliño, cubriéndolos por completo.

Preparación de la fuente de horno

Para evitar que los palitos de calabacín se peguen, coloca un poco de aceite de oliva en una fuente de horno. Acomoda los palitos de calabacín y los ajos en la fuente, distribuyéndolos de manera uniforme.

Agrega sal al gusto sobre los palitos de calabacín y los ajos en la fuente.

Horneado del calabacín

Previamente, precalienta el horno a 180º C. Luego, introduce la fuente con los palitos de calabacín y los ajos en el horno y hornea durante aproximadamente 25 minutos, o hasta que el calabacín esté bien blandito.

Una vez horneados, retira del horno y sirve los palitos de calabacín al horno como una deliciosa guarnición ligera o un sabroso entrante.

Otras formas de preparar el calabacín al horno

El calabacín al horno es una opción versátil y deliciosa para disfrutar de esta verdura. Además de los palitos de calabacín marinados, hay otras formas creativas de preparar el calabacín al horno. A continuación, te presentamos dos deliciosas opciones:

Calabacín relleno al horno

El calabacín relleno al horno es una opción sabrosa y nutritiva. Para prepararlo, corta los calabacines en mitades a lo largo y vacía el centro con una cuchara. Puedes utilizar una mezcla de ingredientes como carne picada, cebolla, pimiento, queso rallado y especias al gusto para rellenar las mitades de calabacín. Coloca los calabacines rellenos en una fuente de horno, añade un poco de aceite de oliva y hornea a 180°C durante aproximadamente 30 minutos, o hasta que estén tiernos y dorados. Sirve caliente y disfruta de este plato sustancioso.

Calabacín rebozado crujiente

Si prefieres un calabacín al horno con un toque crujiente, la opción del calabacín rebozado es perfecta para ti. Para prepararlo, corta los calabacines en rodajas gruesas. En un recipiente aparte, mezcla harina, ajo en polvo, pimienta y sal al gusto. Pasa cada rodaja de calabacín por la mezcla de harina, asegurándote de que queden bien cubiertas por todos los lados. Coloca las rodajas de calabacín en una fuente de horno previamente engrasada con aceite de oliva. Hornea a 200°C durante aproximadamente 20 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes. Estas rodajas de calabacín rebozadas serán un aperitivo o guarnición irresistible.

Variantes y condimentos adicionales

Variaciones de la receta

Existen diversas variaciones de la receta de calabacín al horno que puedes probar para darle un toque diferente y sorprender a tus comensales. Aquí te mencionamos algunas de ellas:

  • Rellenar el calabacín con otros ingredientes como jamón, queso o champiñones antes de hornearlo.
  • Agregar panko en lugar de queso rallado para obtener un resultado más crujiente y sabroso.
  • Utilizar otros condimentos como comino, aji o cayena molida para darle un toque picante.

Opciones de condimentos adicionales

Si deseas experimentar aún más con el sabor del calabacín al horno, aquí te presentamos algunas opciones de condimentos adicionales que puedes incorporar:

  • Pimentón: Añadir un toque ahumado al calabacín al horno con una pizca de pimentón.
  • Hierbas aromáticas: Utilizar hierbas frescas como albahaca, perejil o cilantro para realzar el sabor.
  • Semillas: Agregar semillas como sésamo, chia o girasol para aportar textura y sabor extra.

Recuerda que estas opciones de variaciones y condimentos adicionales son solo sugerencias, y puedes ajustarlas según tus preferencias y creatividad culinaria. ¡Anímate a explorar diferentes combinaciones y sorprende a todos con tus propias creaciones!

Recetas adicionales con calabacín

Crema de calabacín

La crema de calabacín es una opción deliciosa y reconfortante para disfrutar de esta verdura en forma de sopa. Para prepararla, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • Calabacines grandes y frescos
  • Cebolla
  • Patata
  • Caldo de verduras
  • Nata líquida para cocinar
  • Sal y pimienta al gusto

Para empezar, lavamos y cortamos los calabacines, la cebolla y la patata en trozos. En una olla, añadimos un poco de aceite de oliva y pochamos la cebolla hasta que esté tierna. Luego, agregamos los calabacines y la patata, y rehogamos durante unos minutos. A continuación, añadimos el caldo de verduras y dejamos que hierva a fuego lento hasta que las verduras estén tiernas.

Una vez las verduras estén cocidas, retiramos del fuego y batimos la mezcla hasta obtener una crema suave. Añadimos la nata líquida y condimentamos con sal y pimienta al gusto. Volvemos a calentar la crema a fuego suave durante unos minutos y estará lista para servir. Puedes decorarla con trocitos de calabacín salteados o con un chorrito de aceite de oliva antes de servir.

Calabacines rellenos fáciles

Los calabacines rellenos son una opción versátil y sabrosa para aprovechar al máximo esta verdura. Aquí te presentamos una receta sencilla para hacer calabacines rellenos con carne:

  • Calabacines medianos
  • Carne picada de ternera o cerdo
  • Cebolla
  • Ajo
  • Pimiento rojo
  • Tomate triturado
  • Queso rallado para gratinar
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Primero, cortamos los extremos de los calabacines y los partimos por la mitad a lo largo. Vaciamos la pulpa con cuidado y reservamos. En una sartén, calentamos un poco de aceite de oliva y sofreímos la cebolla, el ajo y el pimiento rojo picados. A continuación, agregamos la carne picada y cocinamos hasta que esté dorada.

Agregamos la pulpa del calabacín picada y el tomate triturado a la sartén y cocinamos por unos minutos más. Condimentamos con sal y pimienta al gusto. Rellenamos las mitades de calabacín con la mezcla de carne y las colocamos en una fuente de horno. Espolvoreamos queso rallado por encima y horneamos a 180ºC durante aproximadamente 20-25 minutos, o hasta que los calabacines estén tiernos y el queso gratinado.

Puedes experimentar con diferentes rellenos como pollo, quinoa o vegetales, y añadir tus especias favoritas para personalizar los calabacines rellenos y adaptarlos a tus gustos.

Deja un comentario