Lubina al horno

Un plato de comida sobre una superficie de madera  Descripción generada automáticamente

Los pescados blancos son siempre una de las mejores elecciones a la hora de ponernos manos a la obra y crear auténticas maravillas en los fogones. Sin embargo, también presumen de ser toda una aventura para los más valientes. Preparar una lubina al horno y que no se pase, conserve todo su sabor y sorprenda a nuestros comensales, es siempre un reto.

En esta ocasión, dejaremos atrás las dudas para lograr hacer de la lubina un plato espectacular, capaz de sorprender incluso a los paladares más exigentes.

Si te gusta el pescado y te has propuesto cocinar la mejor lubina al horno, deja que estos pasos y consejos te ayuden a conseguirlo. Para ello tan solo necesitas tomar nota y prestar mucha atención.

¿Con qué acompañar la lubina al horno?

Una de las principales dudas que nos asaltan a la hora de preparar una buena lubina al horno es el acompañamiento, ¿Qué ingredientes podemos utilizar para potenciar el sabor de este plato?, ¿Cómo debemos prepararlos y en qué proporciones?

Para hacerte la elección más fácil, aquí tienes una pequeña recopilación de los acompañantes ideales para este maravilloso y sabroso pescado. Prepárate porque a partir de ahora tu paladar empezará a llamar la atención.

  • Patatas al horno. La guarnición de patatas, cuidadosamente cortadas y dispuestas en el horno, son el ingrediente estrella por el que muchos se decantan. Y es que, saborear este pescado con unas buenas patatas en su punto es siempre un auténtico placer.
  • Guarnición de verduras. Otra de las grandes protagonistas a la hora de acompañar a casi cualquier pescado que deseemos cocinar en el horno. Una buena ración de verduras custodiando la lubina permitirá que los sabores se multipliquen a la vez que potencian.
  • Arroz al limón. Seguro que esta no la conocías, pero ten por seguro que acertarás si apuestas por acompañar a tu lubina al horno de una ración de arroz al limón. Y es que el limón es un potenciador del sabor ideal para este pescado.

Puré de patatas, zanahoria, eneldo y un sinfín de opciones que también pueden acompañar la lubina. Ahora imagina la cantidad de posibilidades que se presentan ante ti para que puedas añadir a tu próxima lubina al horno.

Ingredientes para hacer lubina al horno

  • Lubina de buen tamaño.
  • 1 Patata.
  • 1 Cebolla.
  • 80ml de agua.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Como puedes ver, en nuestra receta original de lubina al horno hemos escogido como acompañante a las patatas y la cebolla, pero puedes modificarla si lo que prefieres es otra guarnición, como una buena selección de verduras frescas.

Con los ingredientes listos, es momento de iniciar los pasos para comenzar a cocinar y hacer de esta lubina una auténtica experiencia para el paladar. Esta receta se caracteriza por ser realmente sencilla y fácil de preparar.

Cómo hacer lubina al horno

El proceso para hacer lubina al horno es realmente sencillo, aunque si nunca lo has hecho antes, tendrás que prestar mucha atención a los diferentes pasos que debes seguir. De esta forma obtendrás un éxito asegurado.

Antes de comenzar con el procedimiento, ¿tienes todos los ingredientes necesarios? Recuerda que es fundamental disponer de ellos para no perder tiempo o quedarnos a medias con la receta. La improvisación la dejaremos para más adelante, cuando dominemos la receta original.

Pelamos y cortamos nuestra guarnición

Lo primero que vamos a hacer es pelar y cortar las patatas en rodajas para ir disponiéndolas sobre la fuente. Para la cebolla, haremos un corte en juliana y también la distribuiremos a fin de cubrir la bandeja.

Rociamos un poco de aceite de oliva que teníamos preparado y añadimos también un poco de sal y el agua que teníamos reservada. Después introducimos la bandeja al horno durante un cuarto de hora y a unos 180 grados.

Procura no excederte con la temperatura del horno si no quieres que tu guarnición se pase de tiempo, por lo que más vale prevenir al inicio que pecar de generosos con los grados. Mientras, vamos buscando nuestra maravillosa lubina que tenemos casi lista para incorporar a la bandeja.

Salpimentar la lubina y añadirla en la bandeja

Mientras nuestras patatas troceadas y cebolla se hornean, coge tu lubina y salpimentala a tu gusto, añadiéndole una pincelada de aceite también. Una vez preparada, solo tendrás que abrir el horno e introducirla dejándola reposar sobre el lecho de patatas.

Mantén la temperatura del horno, no la subas ni disminuyas. El tiempo que necesitarás para que la lubina al horno se cocine dependerá del tamaño de la pieza que tengas en tu poder, aunque el promedio está en los 15-20 minutos.

Para saber que está al punto, puedes abrir la puerta y con la punta de un cuchillo tratar de introducirla entre las escamas y la carne del pescado. Si ésta se despega ligeramente, será señal de que se encuentra en su punto perfecto.

Preparación y disfrute de la lubina al horno

Una vez observes que puedes despegar fácilmente las raspas, sacamos la fuente y, en un lugar aparte, elimina esa costra de escamas para dejarla limpia de impurezas. Después solo tendrás que devolverla y servirla o emplatar directamente.

En este momento, si compruebas que las patatas no están todavía en su punto, puedes aprovechar para introducir la bandeja en el horno otros 5 minutos. Asegúrate de haber dejado la lubina apartada y lista para emplatar.

Como puedes ver, esta receta de pescado es fácil y rápida, lo que permite que más adelante le puedas incorporar nuevas variaciones e ingredientes según aumente tu confianza y control de los tiempos de cocción con este pescado.

Lubina al horno, tiempo y temperatura

Es casi obligatorio dedicar una pequeña sección como ésta para indicarte el tiempo y temperatura ideal a la hora de cocinar tu lubina al horno. Seguramente, habrás observado como en diferentes recetas los tiempos varían.

Lo mismo sucede con la temperatura del horno, en algunas ocasiones la veremos establecida en 200 grados mientras otras solo recomiendan los 180. Lo cierto es que no existe una norma estándar para indicarte cuáles son los tiempos y temperatura ideales.

La razón es sencilla, al igual que no hay una pieza de lubina estándar para comprar, tampoco son iguales las prestaciones del horno, así como sus funciones y características. Por este motivo siempre verás una referencia orientativa.

¿Cómo se pone la lubina al horno?

Es una de las dudas más frecuentes, aunque la respuesta es mucho más intuitiva de lo que imaginas. La parte de las escamas que previamente te habrán dejado en la pescadería, quedará siempre boca abajo en tu bandeja.

Es decir, el lomo de la lubina ha de quedar limpio y siempre hacia arriba. Aunque una vez cocinada procederás a eliminar esta capa de escamas, es necesario que al introducirla en el horno la parte limpia quede siempre en la parte superior.

Este procedimiento suele ser compartido para cualquier otra clase de pescado que desees cocinar, ya que la parte más tierna y desprotegida es la que contiene toda la carne que se debe ir haciendo poco a poco, sin impedimento ni capa dura que impida su cocción.

Una vez tenemos clara su orientación en la bandeja del horno, asegúrate de incluir siempre una cama de patatas, cebolla, verduras o cualquier otro ingrediente que desees acompañar. De esta forma, el filete de lubina quedará siempre apoyándose encima.

Otra opción pasa por ignorar la posición del pescado en la bandeja, siempre y cuando, en la pescadería nos lo hayan preparado, realizando los cortes y aberturas correspondientes. En este caso, tendremos escama por las dos caras.

Un plato de comida servido sobre la mesa  Descripción generada automáticamente

Cómo hacer lubina al horno con patatas

Es una de las recetas de cocina fácil más populares, la lubina al horno con patatas es siempre un plato agradecido para el estómago y muy sencillo de preparar. En esta ocasión, prescindimos de las verduras, cebollas y cualquier otro ingrediente para centrarnos únicamente en la patata.

Bastará con seguir las instrucciones anteriores y preparar una cama de patatas, si puede ser panadera, mejor. Acompáñalas con un chorrito de aceite y la especia que más te guste, para después introducirlas al horno en la bandeja.

En el horno no pueden estar más de 15 minutos, ya que después tendrás que incorporar la propia lubina a la bandeja y volver a calentarla en el horno durante otros 15-20 minutos. Aunque cada horno es diferente, procura no excederte más de 40 minutos en total.

Después solo tendrás que comprobar que la lubina está en su punto para retirar la bandeja del horno y emplatar. Verás como la tradicional receta de lubina al horno con patatas hace que tus comensales se chupen los dedos.

Cómo hacer lubina al horno con patatas y verduras

Dentro de las múltiples formas para cocinar tu pescado favorito, cómo hacer lubina al horno con patatas y verduras se ha convertido en una de las opciones más recurridas por los amantes de los pescados y mariscos.

Plato con comida  Descripción generada automáticamente

¿Por qué elegir solamente verduras cuando también nos gustan las patatas? Hablamos de dos ingredientes perfectamente combinables y que, por fortuna para muchos de nosotros, los encontramos e ingerimos de forma conjunta en muchas otras recetas.

Para hacer lubina al horno con patatas y verduras tan solo tendrás que seguir las mismas indicaciones y añadir todas las verduras que quieras en la bandeja, bien sean frescas desde el inicio o al finalizar en forma de sofrito.

Es importante escoger variedades que se puedan adaptar al tiempo de cocción de la lubina, así como al resto de acompañantes en el caso de contar con más ingredientes. De esta forma te garantizarás un cocinado al punto de todo el plato. Las patatas panaderas al horno son una de las favoritas para este plato.

Lubina al horno sin patatas

Una rebanada de pizza  Descripción generada automáticamente con confianza media

Es una de las variedades alternativas a la tradicional cama de patatas que más de una receta de lubina incluye. Preparar una lubina al horno sin patatas es la excusa perfecta para aprovechar e introducir otros ingredientes como tus verduras favoritas.

No necesariamente tienes que contar con las patatas, menos aun cuando no es tu ingrediente favorito. La lubina al horno permite que puedas acompañarla con cualquier otro acompañante que te guste más.

Incluso puedes recurrir a la cocina fácil con una lubina al horno de forma individual, sin contar con acompañantes. Solo que en este caso tendrás que asegurarte de proteger el filete de pescado de la bandeja, evitando siempre que éste se hornee en contacto directo con su superficie.

Recurre al chorrito de aceite para generar una pantalla que cubra la base, así como incorporar un recipiente de vidrio apto con el que cocinar mejor y de forma más sabrosa que con el material metálico de la bandeja habitual.

Lubina a la mallorquina

No podía faltar la lubina a la mallorquina dentro de las diferentes formas de preparar una buena lubina al horno. En esta ocasión, la lista de ingredientes necesarios aumenta considerablemente, pero también lo hará el resultado que obtendrás.

Para empezar, tendrás que reunir los siguientes ingredientes, mucho más variados y numerosos que en las anteriores recetas:

  • ½ Kg. De patatas.
  • 3 o 4 cebolletas tiernas.
  • 250gr. de espinacas frescas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 50 gr de piñones y pasas.
  • ½ Kg. de pimientos verdes.
  • 200gr de tomates bien maduros.
  • Laurel
  • Perejil picado.
  • Pimentón dulce.
  • Zumo de limón.
  • 200ml de aceite de oliva.
  • 100ml de vino blanco no dulce.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

En este caso, habrá que realizar dos procesos casi de forma simultánea, lo que incrementa la concentración por mantener todos los ingredientes en su punto de cocción ideal.

Dispondremos en nuestra bandeja la cama de patatas, añadiendo pimienta, aceite y sal al gusto, para después colocar los filetes de lubina encima. Pondremos el horno a precalentar a unos 150 grados.

Por otra parte, haremos un sofrito con las cebolletas bien picadas y los dientes de ajo, a los que añadiremos después trocitos de pimientos verdes y dejaremos que se vaya haciendo todo. Pasados unos 10 minutos, incluimos los tomates y rehogamos 10 minutos más.

Por último para el sofrito, será el turno de echar las espinacas bien picadas y los piñones con las pasas, para ir removiendo toda la mezcla durante 5 minutos. Una vez listo este maravilloso sofrito, lo rociaremos por encima de la bandeja cubriendo los filetes de lubina.

Para finalizar, introduciremos nuestra tentadora bandeja al horno para que, durante 20 minutos, el calor haga que los filetes de lubina queden en su punto, así como la base de patatas que inicialmente habíamos colocado.